“Así será mi palabra que sale de mi boca, no volverá a mí vacía sin haber realizado lo que deseo, y logrado el propósito para el cual la envié.” Isaías 51:11

¿Por qué leer la Biblia?

Todo creyente necesita alimentarse diariamente con la Palabra de Dios, meditar en ella, tomarse un tiempo para estudiarlas, no solo con afán de conocimiento, si no con el deseo de que Dios revele su voluntad a través de ella.

“Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia” 2 Timoteo 3:10

Toda la Escritura desde Genesis a Apocalipsis ha sido inspirada por Dios, todo lo que ella contiene es la Palabra de Dios revelada al ser humano. Dios utilizo hombres comunes para trasladar un mensaje de redención a la humanidad. La Palabra de Dios es la única verdad de la que el hombre puede estar seguro. El creyente debe leer las escrituras por las siguientes razones:

  1. La Palabra de Dios es la verdad revelada al ser humano y es única en su contenido, porque no solo son libros o historias es Dios hablando al ser humano sobre su amor, su redención, su destino y eternidad.
“Sécase la hierba, marchítase la flor; mas la palabra del Dios nuestro permanece para siempre.” Isaías 40:8

2. Nos revela lo más profundo de nuestro ser, nos muestra quienes somos en realidad, y nos enseña que de no ser por la gracia y misericordia divina jamas podríamos tener una relación con nuestro Padre Celestial.

“Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.” Hebreos 4:12

3. La Palabra de Dios nos ayuda a crecer y madurar como creyentes.

 “Desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación.” 1 Pedro 2:2

4. Jesús mismo nos dio el ejemplo que necesitamos diariamente alimentarnos con la Palabra de Dios

Jesús le respondió: —Escrito está: “No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.” Mateo 4:4

5. Cuando leemos y meditamos en la Palabra de Dios ella produce un efecto sobrenatural en nuestras vidas.

“Así es también la palabra que sale de mi boca: No volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo deseo y cumplirá con mis propósitos.” Isaías 55:11

6. Produce animo, aliento y nuevas fuerzas en nosotros.

“La ley del Señor es perfecta: infunde nuevo aliento.” Salmos 19:7a

7. Por medio de la Palabra llega la salvación a la vida del creyente, y ella produce el deseo de compartirla a otros que no han escuchado el mensaje de Jesús.

“Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.” Romanos 10:17